5 trucos de limpieza de baños para limpiar menos y mejor

5 trucos de limpieza de baños para limpiar menos y mejor

5 trucos de limpieza de baños sin esfuerzo

Si hay una estancia del hogar que debe destacar por su limpieza e higiene, ese es sin duda el baño. Se trata del lugar en el que seguimos nuestros hábitos higiénicos, por lo que es clave que esté limpio y sin bacterias ni gérmenes.

El problema es que eso no es fácil de conseguir, y requiere dedicarle tiempo y esfuerzo. Sin embargo, con los trucos que vamos a contarte ese tiempo y ese esfuerzo se reducirán al mínimo. ¿Quieres saber cuáles son esos trucos?

Consejos para tener un baño impecable

Aunque hay muchas maneras de limpiar el baño, estos trucos seguro que te ayudarán a hacerlo. Además, puedes introducirlos con facilidad en tu rutina de limpieza.

Blanquear la bañera

Que la bañera tenga su color blanco característico no es fácil. El uso y el paso del tiempo hacen que se vaya oscureciendo y que pierda ese blanco impoluto. Para evitarlo y conseguir un blanco perfecto hay un truco bastante sencillo que siempre funciona.

Consiste en utilizar 4 o 5 litros de agua tibia, en la que añadiremos medio vaso de vinagre, un vaso de alcohol del botiquín y un cuarto de vaso de bicarbonato. Con esta potente mezcla hay que enjuagar con agua fría y dejar que actúe durante 15 o 20 minutos. Tras ese tiempo, se lava y aclara todo con agua fría.

Limpiar espejos al limpiar el baño

Seguro que en tu baño tienes al menos un espejo, ¿verdad? Posiblemente, además del espejo grande tengas uno pequeño, de aumento, ideal para depilarse las cejas o afeitarse. Esos espejos cogen mucha suciedad, y no es fácil dejarlos perfectos con productos normales.

Sin embargo, puedes usar agua oxigenada y bicarbonato para limpiarlos. No tienes más que mezclarlos a partes iguales y repartirlos con un paño humedecido con esta mezcla. Déjalo actuar unos segundos y sécalo con papel de cocina o un trapo absorvente.

Destapar la ducha

La “alcachofa” de la ducha es uno de los elementos que más suciedad genera en el baño. Los sedimentos que contiene el agua hacen que vaya empeorando su aspecto y que acabe por oler fatal, haciendo que tengamos que sustituirla.

Pero esto se puede evitar con un sencillo truco. No tienes más que coger una bolsa de plástico, llenarla de vinagre y atar la bolsa a la ducha, haciendo que esta quede dentro. Déjala actuar durante un par de horas y luego quita la bolsa y aclara la ducha en el grifo.

El resultado será una ducha sin sedimentos, limpia y con buen aspecto. Se trata de un truco en el que no emplearás tiempo y que puedes hacerlo un par de veces al año para mantener tu ducha perfecta y evitar que siga generando suciedad.

Azulejos y techos relucientes

Si no consigues que los azulejos se vean como tú quieres a pesar de usar los mejores productos del mercado, necesitas este truco. No tienes más que echar en tu cubo de limpieza una mezcla a partes iguales de vinagre y agua. Puedes incluso añadirle un poco de algún producto de limpieza, como amoníaco, pero en menor cantidad.

Con esa mezcla deberás humedecer el trapo de limpieza y frotar con suavidad tanto los azulejos como el techo. Además de desinfectar, conseguirás un aspecto mucho más vistoso del baño, ya que esta mezcla viene muy bien para que el trapo se quede con todo el polvo de la estancia.

El mayor reto del baño: quitar el óxido

Si tienes elementos metálicos en el baño, como el toallero o algunos similar, es posible que con el tiempo se acabe generando en ellos una capa de óxido bastante desagradable, además de antihigiénica. Acabar con ella es realmente sencillo.

No tienes más que mezclar sal y limón en un cubo o barreño. Coge un estropajo y empápalo bien con esta mezcla, frotando por la zona oxidada sin excesiva fuerza. Deberás dejar que esta solución actúe durante toda la noche.

Al día siguiente, solo tendrás que repasar la zona con un poco de agua para eliminar los restos. Verás que el resultado es mucho mejor de lo que puedas imaginar. ¡Por fin se acaba ese molesto óxido!

Como ves, estos consejos son fáciles de aplicar, y los productos que puedes utilizar son baratos y sencillos de obtener. Por lo tanto, son maneras perfectas de contribuir a tener tu baño con una buena limpieza.

Si no tienes tiempo o ganas de dedicarte a limpiar el baño periódicamente, puedes contratar nuestros servicios de limpieza para desentenderte de esta tarea. Estaremos encantados de ayudarte a tener un baño en el que te sientas a gusto al entrar en cada momento del día.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *