Limpieza de casa japonesa mágica: ¿sabes cómo puede ayudarte?

Limpieza de casa japonesa

Limpieza de casa japonesa: ¿sabes cómo puede ayudarte?

Si a veces sientes que la limpieza de tu hogar no te deja todo lo satisfecha que te gustaría, seguro que todavía no has probado la limpieza japonesa mágica. Se trata una forma de limpieza de la casa que va mucho más allá de una simple limpieza: es toda una declaración vital de intenciones.

En qué consiste la limpieza japonesa mágica

La autora Marie Kondo rompió todos los esquemas en lo que a limpieza se refiere con su libro “el poder mágico de la limpieza”. Ha sido traducido a decenas de idiomas, con lo que medio mundo conoce ya este método de limpieza mágica.

La premisa básica es que debes deshacerte de todo lo que no necesitas. La limpieza no puede consistir en mover cosas de un lugar a otro, sino de entender qué objetos merece la pena que sigas teniendo en casa y cuáles no, dejando espacio solo para lo verdaderamente importante.

Se trata de buscar un orden en casa que te permita también tener orden en tu vida. Y, para eso, la limpieza japonesa mágica es la solución perfecta. ¿Quieres conocer cómo aplicarla a tu hogar desde hoy mismo?

7 pasos para la limpieza de casa japonesa

Siguiendo estos sencillos 7 pasos, tú misma podrás aplicar la limpieza de casa japonesa para aprovecharte de todos sus beneficios:

1.      Quédate con los objetos que te hagan feliz

La selección de los objetos con los que te quedas y los que desechas es posiblemente el punto más importante de esta limpieza de casa. Pregúntate con cada objeto si te trae buenos recuerdos o te genera sensaciones positivas. Ten a tu alrededor solo las cosas que te aportan algo bueno.

2.      Almacenamiento vertical

Con este principio se pretende que tengas a un vistazo todas tus prendas. Esta forma de almacenamiento te permite también mantener la ropa en mejor estado, evitar arrugas y mejorar su conservación.

Pero lo más importante es que no se pierde bajo otro montón de cosas y ropas distintas, haciendo que te olvides de esa prenda. Este tipo de almacenamiento supone un antes y después para todas las personas que lo siguen.

3.      Usa categorías

Mari Kondo aconseja en su obra ordenar los objetos por categorías, además de quedarte tan solo con lo mejor de cada una de ellas, ya que de esa manera resulta más fácil seleccionar. Puedes hacer tantas categorías como desees, siempre y cuando esos objetos tengan una relación clara entre sí.

4.      Olvida los envases en los que vienen los alimentos

Seguro que si abres ahora mismo tu despensa ves un montón de envases de colores llamativos. Parecería como si se peleasen unos entre otros por llamar tu atención. Eso es porque están pensados para que consumas más.

Si eliminas esos envases y guardas la comida en envases propios tuyos, esa especie de “ruido” se elimina. Todo resultará más tranquilo, más acogedor y, además, tus alimentos estarán mucho mejor conservados que en sus envases originales.

5.      Fotos

De igual manera que una despensa llena de envases coloridos genera estrés, una excesiva cantidad de fotos en el hogar va en el mismo sentido. Dos o tres fotos en cada estancia son más que suficientes para tener ese bonito recuerdo y decoración sin cargar demasiado el ambiente.

Además, es importante en qué las expones. Ten en cuenta que uno de los elementos que más polvo genera son los portarretratos, con lo que buscar otro tipo de elementos que contribuyan a que tengas que limpiar menos siempre viene bien.

6.      Mesa de trabajo

Si trabajas en casa o sueles utilizar una mesa para hacer gestiones o documentos desde el ordenador, debes saber que es imprescindible que ese escritorio esté correctamente ordenado. Su orden influirá notablemente en cómo realizas tu trabajo en el ordenador.

Contar con carpetas, cajones y formas de organizar tus documentos para que la mesa esté despejada es fundamental. También es algo positivo colocar alguna pequeña maceta que embellezca la zona y que además compense la sensación de estar encerrado que trabajar en casa produce.

7.      Ropa

La organización de la ropa es uno de los puntos más importantes del hogar. Además del alineamiento vertical que ya hemos comentado, es importante también almacenar la ropa por temporadas, por tamaños, por colores o según cualquier otro criterio que te haga tenerlos agrupados.

Lo importante es siempre que no te dediques a meter ropa en el armario tal y como llega, sino que en él exista un criterio claro que te permita encontrar rápidamente la ropa que necesitas. ¡Y no sobrecargues el armario! Hacerlo solo te servirá para aumentar el estrés.

Seguro que con todos estos consejos te resultará más fácil aplicar la limpieza japonesa mágica a tu casa desde hoy mismo. Si estás harta de la limpieza de casa tradicional y quieres darle un giro real a tu vida, sin duda te aconsejamos que uses este tipo de organización en tu hogar.

Si necesitas una ayuda para poner tu casa en marcha con una limpieza en profundidad, puedes contactar con nosotros ahora.

¡Empieza a aplicar esta limpieza hoy mismo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *